El Hogar

Las Tierras de Paz

En las tierras del santuario todos los animales disfrutan de semilibertad para desarrollar su propia personalidad, lejos del maltrato que han sufrido ellos mismos o los de su especie. El Hogar es un lugar de paz y tranquilidad donde vivir felices en compañía de otros animales.

Tanto las personas residentes como las voluntarias trabajamos duramente para habilitar los distintos parques de los animales, proporcionándoles espacios seguros y llenos de detalles que atiendan a sus necesidades, con el objetivo de que sean felices en el que es su hogar. La experiencia acumulada durante todos estos años nos sirve para crear el espacio más adecuado a cada especie y cada individuo.

Los cambios, tanto físicos como anímicos, que se producen en los habitantes de El Hogar son la mejor garantía de que estamos haciendo las cosas bien y de que les dedicamos toda la atención que se merecen.

Queremos que conozcáis cada rincón que hemos creado con tanto amor y dedicación, aquí no hay jaulas sino sitios de protección.

Gracias por vuestra inestimable ayuda.

La Fundación El Hogar Animal Sanctuary es la ONG sin ánimo de lucro que creó el primer santuario de animales en España hace ya más de doce años. Mantenemos intacto nuestros pilares básicos con el objetivo de conseguir una sociedad más justa y más saludable para todos los animales (humanos y no humanos). Estos pilares están construidos sobre la base de la defensa de los derechos de todos los animales, la promoción del veganismo como forma de vida y el apoyo a todos aquellos colectivos que, de un modo u otro, son rechazados o maltratados en nuestra sociedad actual.

El Hogar inicia su andadura en Madrid en el año 2004, entonces con el nombre de El Hogar de Luci, centrando su actividad en el rescate y recuperación de los animales más desfavorecidos que esperaban la muerte en horribles perreras y que, por sus necesidades especiales o enfermedades terminales o crónicas, no tenían opción de ser adoptados.

En el año 2007, se inscribe en el Registro Nacional de Asociaciones y aumenta su activismo en acciones de concienciación sobre temas como el abandono y maltrato animal o la esterilización. Este activismo conlleva además una evolución hacia un pensamiento antiespecista y la asociación comienza a prestar su ayuda a animales necesitados de cualquier especie (patos, cerdos, gallinas, ovejas y otros animales considerados “de consumo” y explotados por el ser humano).

NACE EL PRIMER SANTUARIO MULTIESPECIE DE ESPAÑA.

De este modo, y a pesar de todas las dificultades que conlleva, se emprende un proyecto novedoso y pionero en España con el objetivo de ofrecer un futuro de esperanza a tantos animales oprimidos, condenados y olvidados por la sociedad: los animales denominados «de granja o consumo».

Este nuevo proyecto hizo necesario buscar un terreno apropiado y que contara con unas instalaciones adecuadas para el alojamiento de todos los animales, en donde cada individuo pudiera desarrollar su vida plenamente en un entorno seguro y acorde a sus necesidades físicas y psicológicas. En la comunidad de Madrid se localizó un terreno adecuado para tal fin y comenzó así, una nueva y trascendental etapa en la vida de la organización, que marcaría, además, un hito importante en la historia del Movimiento de Derechos Animales en nuestro país. El Hogar, se convertía en el primer santuario multiespecie de España.

DESDE ENTONCES HASTA AHORA

Tras 5 años rescatando y cuidando a más de 300 animales de diferentes especies, víctimas de la explotación y el desinterés humano, el proyecto ha ido creciendo día a día hasta que en el año 2013 El Hogar se une a la asociación ProVegan, dando lugar a El Hogar ProVegan, situado en la provincia de Tarragona (Catalunya). En el año 2018 termina esta etapa de colaboración con la asociación y pasa llamarse El Hogar Animal Sanctuary. De nuevo, empieza la búsqueda de un terreno adecuado para reubicar a todos los animales acogidos en las tierras del santuario.

Finalmente, y después de mucho esfuerzo por parte de la dirección del santuario y de todos sus voluntarios y voluntarias, El Hogar adquiere, a través de una hipoteca, lo que llamamos las tierras de paz. Una finca con 25 ha de terreno, ubicada en la provincia de Barcelona (cerca de la ciudad de Vic), donde los animales finalmente podrán vivir en paz y armonía entre especies y asegurando la vida de generaciones y generaciones de víctimas.

Con el ánimo de poder dotar a la asociación de más recursos y de una estructura más fuerte para afrontar los retos futuros y mantener nuestros objetivos fundacionales, en el verano de 2019 se constituye la Fundación El Hogar Animal Sanctuary.

El Hogar está creciendo y buscamos gente como tú. Gente que luche para mejorar este mundo desde la empatía y la información real sobre salud, etología y medioambiente.

¿A qué estás esperando?

¡Bienvenida a tu Hogar!

Las tierras de paz, nuestro santuario de 25 hectáreas en L’Esquirol: un paraje perfecto para que los animales rescatados disfruten del bosque, las charcas naturales y los extensos prados.

Sentir que atrás quedó la experiencia de ser injustamente tratadas y de hundirnos tristes sin entender cómo una asociación que siempre fue tan honesta, trabajadora y eficiente, pudiera ser atropellada por personas tan crueles y tan faltas de ética. Sentir que ya no somos víctimas.

Sentir que los animales rescatados van a mejorar su situación; que solo notarán el cambio para mejor.

Porque juntas, las activistas de El Hogar, encontramos unas tierras donde curar heridas. Pero no las nuestras que, gracias a que conseguimos transitar nuestra propia ruta de recuperación, ya no las sentimos y se han convertido en sabiduría, fuerza, deseos… sino las heridas de los animales abandonados, explotados y maltratados.

Sentir, cuando vimos esos prados tan verdes, tan llenos de vida, que los habitantes del santuario iban a ser inmensamente felices, envueltos en esa selva casi virgen.

¿POR QUÉ UNAS TIERRAS EN CATALUÑA?

Porque siempre nos acogieron muy bien, tanto la gente, las autoridades, los activistas, como otras asociaciones que ya estaban aquí. Porque en este lugar también conocimos a casi todo el equipo que hoy forma nuestra gran familia; incluso, algunas de las personas voluntarias, no solo se vinieron de otras comunidades a vivir a Catalunya, sino también de otros países. ¿Cómo nos íbamos a ir? Esta ya es nuestra tierra; aquí está nuestra gente.

Elegimos la comarca de Osona, que limita con la provincia de Girona, por sus prados repletos de tréboles, hierba y flores de mil especies, la fresa silvestre y el tomillo, las bellotas de las encinas y la hoja rica del roble. El plántago que cura y la malva que vuelve locas a las abuelas ovejas. Y, en ella encontramos una finca en L’Esquirol; un pueblo rebelde, unas gentes amantes del campo y de lo natural de la vida. Con grandes dualidades culturales en las que conviven ganaderos y horticultores vegetarianos que bioconstruyen las masías con materiales reciclados y de bajo impacto medioambiental. «Aquí hay agua, hay vida», pensamos.

De entre tantas posibilidades, la finca que elegimos era de las más modestas: una casita de pueblo en lo alto, y con difícil acceso. Pero ya algo se sentía. Mirando las fotografías nos parecía el lugar idóneo. Una masía parecida a la casita de Heidi: alejada de la civilización, y con la montaña abrazando sus prados.

El mejor cobijo para los animales rescatados son las vallas naturales de árboles y montañas; entre ellas podrán vivir realmente en paz, sin ser vistos ni molestados. Nos preocupaba mucho el trabajo por hacer: construir, arreglar, vallar, etc., pero en el corazón fluían las ideas y las posibilidades. Los pequeños rincones viejos, la terraza con vistas a la civilización -bien lejos-, las enredaderas por todas partes, la charca natural, el bosque de los duendes, el silencio, el árbol de los deseos, los túneles vegetales… Sentíamos cosas.

Cuando supimos que era una zona protegida y considerada refugio de fauna silvestre, inmediatamente pensamos en la seguridad de la jabalina Kat y las ciervas Ruth y Fantasía. Y, por supuesto, en la facilidad que tendríamos en el futuro para poder rescatar a muchos animales silvestres, víctimas de la caza.

Luego, en cada una de las visitas que realizamos durante algunos meses, para comprobar la climatología y la vegetación en diferentes momentos, ese volver a sentir, una y otra vez, que era el lugar.

Que ese sería nuestro hogar definitivo.

¡Demos juntos un paseo virtual por el santuario de El Hogar Animal Sanctuary!

Ser fundación por el reconocimiento de los santuarios como labor de interés general, porque más recursos nos permiten asegurar un futuro estable para los animales rescatados.

¿Por qué hemos cambiado de denominación social y nos hemos constituido como fundación?

Las tres razones principales:

  1. Para que se reconozca que los santuarios de animales estamos realizando una labor de interés general para la sociedad.
  2. Porque queremos proteger a esta familia y que nadie nos vuelva a dañar. Ser fuertes y tener más recursos nos permite asegurar un futuro estable y en paz para todos los animales rescatados.
  3. Queremos que tu generosidad tenga una recompensa. Sabemos que, muchas veces, ayudarnos supone un esfuerzo monetario para ti, así que ahora, cualquier donación que hagas a la Fundación El Hogar Animal Sanctuary, te la podrás desgravar en tu próxima declaración de la renta o en el impuesto de sociedades.

Creemos que era la evolución lógica desde aquel ya lejano año 2004, cuando empezamos nuestra andadura bajo el nombre de El Hogar de Luci. Con los años hemos vivido una transformación que nos ha convertido en lo que somos hoy en día: una fundación que defiende los derechos de los animales, sin importar su especie.

Cada día en el santuario es una aventura en pro de la vida: River es un ejemplo de nuestro trabajo de rescate y recuperación de los animales maltratados y/o abandonados. 

La Fundación El Hogar Animal Sanctuary tiene como objetivo principal rescatar y recuperar animales víctimas de la explotación. Este objetivo se complementa, además, con la promoción del veganismo, la lucha por el reconocimiento de los Derechos Animales y la lucha contra el especismo.

Tras más de doce años de actividad, nuestro proyecto de santuario ha permitido el rescate, y posterior alojamiento en sus instalaciones, de más de 200 animales que se enfrentaban a una muerte segura en mataderos u otros centros de exterminio.

El Hogar Animal Sanctuary desarrolla, así mismo, una importante labor social divulgativa y de concienciación, llevando a cabo acciones educativas, dirigidas a niños y adultos, que promueven los valores de respeto, justicia e igualdad, haciéndolos extensivos a todos los individuos sin distinción de especie. Para ello, nos servimos de instrumentos específicos diseñados para este fin como son las charlas en centros educativos u ocupacionales, las campañas a pie de calle o la edición de material didáctico propio.

¿QUIÉNES VIVEN DE MANERA PERMANENTE EN EL SANTUARIO?

Al frente de El Hogar tenemos a un pequeño grupo de personas que residen de manera permanente en las instalaciones del santuario y que son las encargadas de que el ritmo del santuario no se detenga y los animales estén atendidos como se merecen las 24 horas del día durante los 365 días del año. Este personal fijo se ve reforzado por personas que pasan con nosotras largas temporadas de voluntariado continuado.

LAS OTRAS CARAS DEL EL HOGAR: LOS VOLUNTARIOS

Las tareas del santuario van más allá de las propias instalaciones y por ello hay una serie de trabajos y departamentos que no pueden tampoco desatenderse. El Hogar cuenta con un equipo de voluntarios muy motivado y tenaz que ayuda a cubrir todas estas necesidades externas del santuario. Algunas de ellas son:

¿Quieres ser voluntario?
Apúntate aquí »

Concienciar es un pilar importante de nuestro trabajo y nuestra filosofía: ayudar a nuestra sociedad a conocer y respetar a todos los animales es la llave del cambio que salvará más vidas.

Del objetivo:

  • Mantener un lugar a salvo del especismo, esto es, donde no exista discriminación en función de la especie y todos los animales sean respetados por igual y considerados como individuos únicos e irrepetibles con personalidad e intereses propios.
  • Dar un hogar y procurar una vida larga y satisfactoria al mayor número de animales posible.
  • Promover el veganismo como un estilo de vida libre de explotación animal de cualquier tipo.

De las acciones:

  • Rescatar y recuperar animales víctimas de situaciones de explotación, agresiones o abandono, ofreciéndoles la posibilidad de una vida digna y placentera.
  • Investigar acerca de los cuidados y necesidades de cada uno de los habitantes del santuario, desde el punto de vista de su propio bienestar y salud, y libre de toda explotación humana.
  • Desarrollar proyectos educativos dirigidos a niños y adultos con el fin de eliminar la barrera de desconocimiento hacia otras especies.
  • Generar material didáctico y de concienciación.

Del espacio:

  • Crear un espacio libre de especismo, dentro de cuyos límites físicos no sean consumidos o publicitados productos de origen animal.
  • Mantener unas instalaciones adecuadas en función de las necesidades e intereses de cada individuo y de acuerdo con sus características personales.