Dodi

Montserrat
01/10/2012

¿Nos ayudas?

Desde  12€ / 18€ / 25€ ó 45€

Conoce su historia

Dodi fue abandonado de bebé…

Dodi no tiene quien le escriba: Perdido patito amarillo-gris en una calle de la ciudad.
Si alguien lo encuentra, por favor, háganle caso, no pasen de largo, atiéndanlo, denle refugio, ocúpense de ponerlo a salvo y llamen a una asociación que lo recoja y le dé casa si es que usted no puede hacerlo.

En un mundo justo que no considerase que los demás animales del planeta están para servicio de los humanos, para ser su comida, su diversión o su ropa, Dodi no se habría quedado solo en la calle. Las personas que lo abandonaron a su suerte nunca lo habrían hecho. Si se hubiera perdido, habrían escrito un mensaje como éste, lo habrían impreso y colocado por todas partes, preocupados y angustiados por si le pasaba algo.

Dodi fue echado a la calle, sin más. Pudo ser un capricho de domingo, un premio, el juguete de un niño. Cuando se cansaron, se deshicieron de él. Lo dejaron solo en mitad de la noche, de la ciudad, de los peligros. Solo e indefenso, hambriento y sin calor. Por primera vez en su vida, Dodi sintió cómo era el miedo.

Los animales no son de plástico, no van a pilas, ni tienen sellada la boca. Comen, duermen, juegan y tienen necesidades físicas y emocionales, son seres que sienten.

Son vida, son palpitación de corazón, son sangre recorriendo un camino de ida y vuelta, son un cerebro que procesa los estímulos y los convierte en acciones, son seres con intereses comunes a los animales humanos y otros propios que hay que respetar igualmente.

Cuando se lleva un animal a casa hay que tener en cuenta toda la responsabilidad que supone hacerse cargo de una vida desprotegida por haberse sacado de su entorno natural geográfico y familiar. El animal se acostumbra a nuestros olores, nuestras voces, nuestros mimos, la forma en que nos comunicamos con él, el calor de nuestros cuerpos y los muebles de la casa. Abandonarlo supone un sufrimiento tremendo para quien se ve absolutamente indefenso y aterrorizado porque no sabe interpretar las señales sensitivas de la calle, no puede identificar los peligros.

Dodi tuvo suerte. Piando en mitad de la calle, encontró a alguien con corazón que se apiadó de su desamparo, de su soledad de intruso en la gran ciudad. Alguien que lo recogió y lo llevó donde estuviera a salvo: en El Hogar Animal Sanctuary.

Allí, Dodi ha encontrado más que un refugio. Ha encontrado amigos de otras especies, ha encontrado calor, diversión, comida y juegos. Ha encontrado su casa, su mamá humana que lo abraza y lo besa para que sienta el cariño y se le pase el miedo a estar solo. Su nueva vida junto a personas que lo aprecian por lo que es, no por lo que les puede dar.

Dodi es un ser vivo curioso y lleno de instintos por explorar y a los que dar rienda suelta. Merece la vida que la naturaleza le dio y merece vivirla con plenitud.

Dodi creció, y es un adulto dentro de El Hogar Animal Sanctuary como un ser único y apreciado por sí mismo, no es un objeto, un capricho que se abandona cuando deja de interesar.

Ellos también quieren vivir, nos ayudas a darles una nueva oportunidad?

Amadrina desde  12€ / 18€ / 25€ ó 45€

Muchas Gracias!

Si tienes alguna duda o consulta, por favor, no dejes de escribirnos y estaremos encantadas de responderte.

Amadrina un animal

Gracias por ayudarnos a salvar vidas!
Datos del donante:
Datos del animal:
¿Cuánto quieres aportar?


IBAN (desde España)
​Introducir todos los dígitos de la cuenta en formato IBAN (24 caracteres)


BIC/SWIFT(desde el exterior)

Al introducir los datos de tu cuenta aceptas que a partir de hoy y hasta nuevo aviso por tu parte, la fundación El Hogar Animal Sanctuary cargue en tu cuenta la aportación que nos has indicado en el paso anterior. Para cualquier cambio o anulación puedes contactar con: amigos@elhogar-animalsanctuary.org

Ommi tiene hidrocefalia y apenas puede caminar.

¿Nos ayudas?