Montse y Patricia

Tessa, Angelica

¿Nos ayudas?

Desde  12€ / 18€ / 25€ ó 45€

Conoce su historia

De entre las cenizas…

Cuando nos enteramos de los incendios en Tarragona, nos pusimos en contacto con distintos organismos oficiales para prestar nuestra ayuda como santuario: adoptar animales huérfanos, curar los heridos, prestar las instalaciones, etc. Nos agradecieron mucho el ofrecimiento, pero nunca nos llamaron.

Nos decían que todos los animales que estaban en granjas habían muerto en el incendio.

Como vimos que había ovejas supervivientes, nos embarcamos en la aventura de ir a buscarlas o rescatar a alguno que hubiera huido, buscar a perros perdidos, ayudar a las víctimas olvidadas por nuestra sociedad, los otros animales. Os podéis imaginar que paisajes tristes y desoladores, las granjas que visitamos eran galerías de los horrores con muchos perros atados, gallinas muertas fuera de los contenedores habilitados para cadáveres, etc.

Las ovejas supervivientes no estaban, habían sido «sacrificadas para que no sufrieran más» ¡Madre mía! Esas falsas e incluso hirientes palabras golpeaban nuestras cabezas hasta que, al caer la noche, cuando ya íbamos a irnos, oímos unos ruidos extraños. Como cuando cantan los grillos que parece haber millones, pero esta vez no eran cánticos de apareamiento sino gorjeos desesperados de cientos de bebés de pavos que gritaban. Vimos las luces encendidas dentro de una gigantesca granja. Cientos de cabecitas blancas que nunca descansaban porque la luz continua es para eso: para que coman, coman, coman y engorden rápidamente; para degollar su cuerpo antes y tener más carne para vender.

Lo que ya iba a ser nuestro puñal directo al corazón para acabar la jornada, se tornó en una noticia inesperada:

– ¡Mira, el contenedor!, me señaló el compañero. Yo pensé que serían más cadáveres aplastados y miré con desgana, pero entre bolsas de basura había una cabecita blanca, erguida…. Corrimos dejando el coche en marcha y lo que iba a ser un bebé, ¡eran dos! Estaba uno encima de otro, aplastaditos, en silencio y asustados. Pronto sabríamos por qué les habían tirado.

La pequeña Montse está ciega, no puede ver. No entendemos cómo ha podido sobrevivir en una granja sin ver dónde está la comida o el agua. Quizás por eso está tan delgadita, desnutrida y con «ala de ángel», una enfermedad es el resultado, precisamente, de déficit alimentario.
Y seguro que, por ser tan delgadita, ha acabado descartada como «producto NO rentable»: si su cuerpo tiene poca carne, el granjero no la mantendrá con vida, y acabaría como algo inservible, en la basura.

Lo que aún no entendemos es por qué su hermanita Patricia también estaba acurrucada con ella tras el contenedor. Lo que sí sabemos es que menos mal que estaban juntitas porque así Patricia será su lazarillo y, oyendo sus sonidos cuando picotee comida, cuando beba, o cuando gorgoje contenta, Montse podrá estar al tanto de muchas cosas de su entorno que la vista no le muestra.

¿Quieres apadrinar a y proteger para siempre a las hermanitas por sólo 12 € al mes? Tenemos que devolverles la dignidad que otros seres humanos les robaron: amigos@elhogar-animalsanctuary.org

Ellos también quieren vivir, nos ayudas a darles una nueva oportunidad?

Amadrina desde  12€ / 18€ / 25€ ó 45€

Muchas Gracias!

Si tienes alguna duda o consulta, por favor, no dejes de escribirnos y estaremos encantadas de responderte.

Amadrina un animal

Gracias por ayudarnos a salvar vidas!
Datos del donante:
Datos del animal:
¿Cuánto quieres aportar?


IBAN (desde España)
​Introducir todos los dígitos de la cuenta en formato IBAN (24 caracteres)


BIC/SWIFT(desde el exterior)

Al introducir los datos de tu cuenta aceptas que a partir de hoy y hasta nuevo aviso por tu parte, la fundación El Hogar Animal Sanctuary cargue en tu cuenta la aportación que nos has indicado en el paso anterior. Para cualquier cambio o anulación puedes contactar con: amigos@elhogar-animalsanctuary.org

Necesitamos vallar 2600 MT

Nos ayudas?

#lavallaquenosprotegerá